Como va el mercado de consumo de nutrición deportiva de hoy, todo ha evolucionado desde un enfoque principal, pero ¿ por qué los ingredientes cuestionables entran en juego ?.

Anteriormente todo se basaba en ganancias musculares y energía explosiva, pero al incluir segmentos como salud y bienestar general, antienvejecimiento, apoyo hormonal y otros más, los elementos a discutir a nivel reglamentario se extendieron.

Por eso, cuando se trata de ingredientes de vanguardia, la nutrición deportiva suele pasar la innovación a un terreno incierto y cuestionable

Por ejemplo, las prohormonas, la 1,3-dimetilamina (DMAA) y los moduladores selectivos del receptor de andrógenos (SARM), son  ingredientes que jugaron con los márgenes de las regulaciones, lo que provocó la ira de la FDA y sumió a muchas marcas y formuladores en un mundo de cuestionamientos.

Las tendencias de tener listas de ingredientes cuestionables o, a menudo siguen listas prohibidas en el deporte, aprovechando las lagunas en el lenguaje y haciendo afirmaciones prohibidas es un juego entre el gato y el ratón que nunca acabará.

Por qué es importante el soporte

Determinar si los ingredientes de nutrición deportiva cumplen los requisitos de cumplimiento de las normativas, tanto internacionales o nacionales es vital, pero a la vez desafiante.

Interpretar dónde encaja un ingrediente en el ámbito de las sustancias prohibidas en el deporte, es aún más complicado, por lo que muchas áreas grises están sujetas a interpretación, especialmente a medida que se expanden los segmentos.

Si bien existen algunos ingredientes cuestionables presentes en complementos alimenticios o suplementos que son cuestionados por la FDA y otras organizaciones europeas, es nuestro trabajo como expertos en servicios de nutrición deportiva brindar este soporte para identificar qué podeis comercializar y qué no.

Ejemplos que valen la pena analizar

La vinpocetina se desarrolló en Hungría y se comercializó como el fármaco Cavinton a partir de 1978, con una solicitud de fármaco nuevo en investigación  presentada en los EE. UU. en 1981.

Este compuesto es un derivado sintético del alcaloide Indol vincamina, que está presente de forma natural  en la planta llamada Vinca minor, la cual ha ganado popularidad como ingrediente de rendimiento cognitivo.

Se presentaron y aprobaron varias investigaciones  para la vinpocetina, con lo que  aparentemente se  legalizó, pero el  6 de septiembre, el año 2016 ,  la FDA anunció  que “la vinpocetina no cumple con la definición de un ingrediente dietético”, y aún está pendiente una decisión final.

En contraste, los racetams son una familia de compuestos sintéticos dirigidos al rendimiento cerebral que forman parte de los ingredientes cuestionables.  Piracetam, el fármaco principal de esta categoría, se desarrolló en Rusia y se vende como fármaco de venta libre.

Pero en 2010, la FDA tomó medidas con respecto a Piracetam, indicando que la agencia no creía que fuera un ingrediente dietético, y cuando se combinó con afirmaciones de que afectaba la estructura o función del cuerpo, la FDA lo consideró un “medicamento nuevo”, no un suplemento dietético.

Muchos otros racetams continúan vendiéndose como suplementos, pero a nivel deportivo, solo el fenilpiracetam aparece en la lista de prohibiciones, porque se lo considera como estimulante.

El caso del factor de crecimiento

El factor de crecimiento similar a la insulina 1 (IGF-1) es tanto una hormona humana como un fármaco. Es obvio que está prohibido a nivel deportivo, junto con otros factores de crecimiento.

Pero el IGF-1  también está presente de forma natural en el calostro y la cornamenta de ciervo, ambos vendidos como complementos alimenticios autorizados y legales, pero ¿forman parte de los ingredientes cuestionables?.

  • Las autoridades deportivas internacionales señalan, por ejemplo, que el calostro no está específicamente prohibido, sin embargo, contiene ciertas cantidades de IGF-1 y otros factores de crecimiento que están prohibidos.
  • Según ellos, pueden influir en el resultado de las pruebas antidopaje, por lo tanto, no recomiendan su ingesta.

Pero  no se menciona en esta misma instancia que, la proteína de suero también contiene IGF-1, que es un componente natural de la leche, el queso y otros productos.

Recientemente, un ingrediente IGF-1 extraído de la proteína de suero ingresó al segmento de nutrición deportiva.

Trabajando legalmente juntos

En nuestras investigaciones, que son constantes, vamos descubriendo algunos ingredientes cuestionables en el mercado global, que pueden ser dañinos o contaminantes, otros ilegales y otros que ni siquiera son efectivos, aunque lo parezcan.

El punto esencial es seguir trabajando de forma transparente, con un nivel de trazabilidad automatizada, para que vosotros como nuestros clientes tengan acceso a mayor y más clasificada información cuando tengáis que adquirir o comercializar vuestros productos.

Para desarrollar este mecanismo, que va desde la innovación hasta los años de experiencia, Kasnor Logistic dispone de personal técnico acreditado tanto a nivel legal como especializado, desde la investigación hasta el desarrollo de fórmulas, las cuales se distribuyen por contratos directo o mediante dropshipping de nutrición deportiva.

Deja un comentario